Contactos con Alemania

En la fase inicial de la intervención, básicamente no debe haber contacto con los padres o el entorno social del adolescente, para que puedan sentirse cómodos en el nuevo país y poder atender sus propias preocupaciones.

No se permiten teléfonos móviles ni computadoras.

Después de que esta fase se haya resuelto positivamente, se pueden hacer contactos telefónicos con los padres u otros parientes inmediatos. El proyecto también lo alienta y respalda para permitir un posible retorno a la familia de origen.

Después de medio año, los padres pueden visitar a sus hijos en España y pasar unos días con ellos, acompañados por el cuidador.

De acuerdo con la situación evolutiva del adolescente, una visita a Alemania puede tener lugar después de un año por un máximo de 5 días. Esta visita se realiza en compañía de un supervisor y casi siempre está relacionada con una conversación del plan de ayuda.